martes, 24 de julio de 2007

Sobre La Calle Del Viento

Escogí La Calle Del Viento como nombre de este blog por varias razones.
Por un lado, como habréis intuido, es una clara referencia a aquella canción de 091 con el mismo título - para quien quiera recordarla, está incluida en el disco Tormentas Imaginarias. Para mí y para muchos las canciones de 091 fueron himnos de guerra y parte de la banda sonora de nuestras vidas, en la mía todavía suenan. Fue un grupo, a mi juicio, grande y maldito al mismo tiempo pues nunca pudieron recoger los frutos que su trabajo merecía. ¿La mejor banda de rock en castellano de los 80 y 90? Posiblemente - no te olvido Enemigos. Rock explosivo, a lo Clash, lírico -Lapido figura entre los grandes letristas de este país- y melódico. Su actitud Punk-Rock convertía en niñas gominolas a cualquiera de las bandas que presumían de practicar ese estilo. Un directo trepidante y muy profesional. Incluso cuando los de Granada se ponían a hacer medios-tiempos eran únicos en el género- no era la clásica balada llorona y pesada, normalmente de amor, a lo Carlos Goñi, por poner un ejemplo: las letras describían paisajes bastante diferentes: perdedores y perdidos, solitarios, lunáticos, villanos, espectros y espantapájaros, entre otros, todo envuelto en una bruma de melancolía fruto de la excepcional simbiosis entre letra y música que no dejaba a nadie indiferente. Tan profesionales eran que cuando anunciaron su despedida todo el mundo supo que no había, ni habría jamás, vuelta atrás. Aguantaron estoicamente la friolera de doce años sin piedad , sin arrugarse por los sinsabores del éxito que nunca terminó de llegar y, fieles a su estilo, sin perder un ápice de frescura y chulería punk-rocker. Eso es coherencia. Eso es actitud. Y eso a mí me gusta.

Pero quizá más determinante aún para la elección del nombre fue la relación entre esta canción y el lugar donde crecí y viví hasta hace unos años. A la calle donde vivía anteriormente la hemos llamado siempre en mi casa, sobre todo mi madre, la calle del viento. El que vive por allí o ha pasado alguna vez en invierno sabe que siempre sopla el viento más de lo que suele hacerlo en otras calles vecinas. Supongo que se debe al efecto de embudo que producen, por un lado, la cercana estación, un espacio muy abierto, y, por otro, las edificaciones que bajan formando la estrecha calle de los maestros, como era popularmente conocida. Así que desde siempre, no solo mi familia, sino otros vecinos, se han referido a ella como la calle del viento. Y luego llegaron 091, grupo al que seguía desde sus inicios, y en su quinto disco se dejaron caer, abriendo el repertorio, La Calle Del Viento. Podéis imaginar mi curiosidad por escuchar el tema cuando tuve el disco (de vinilo, por cierto) por primera vez entre mis manos; yo, que estaba ya tan familiarizado con esas palabras. Una grata y placentera sorpresa. No hubo decepción: el tema llevaba el inconfundible sello de los Cero y cada vez que lo escuchaba venían a mi cabeza imágenes y recuerdos de mi calle, y por extensión de mi barrio, de mi pueblo y de toda la gente con la que he convivido allí. Ergo, La Calle Del Viento.
Y aunque no es éste un espacio dedicado a hablar de los 091, como único tema, valgan estas lineas para recordar y homenajear humildemente a esta gran banda.
Sé que cuando llegue el fin
no te acordarás de mí
si estoy cantando en un tugurio.
Creo que siempre ha sido así
siempre un ir y venir
huyendo de los malos augurios.
Dijo el profeta justo antes de morir
"Siento no haber predicho el diluvio"
Luego se puso sin parar de reír
en la cabeza un embudo
Hoy todo está igual
en la calle del viento
Hoy todo está igual
en la casa sin techo

(Del tema La Calle Del Viento, 091, Tormentas Imaginarias, año 1993)

Hasta pronto.

Para Chema, que me conoce bien y vivió muchos años en la calle de al lado - donde no hacía tanto viento. Por intuir, antes de que escribiera esto, lo que había detrás del título de este blog. (Podéis ver su comentario en el primer artículo del blog)

jueves, 19 de julio de 2007

Bienvenidos a la Calle Del Viento

Hola a todos y bienvenidos a la Calle Del Viento, mi blog personal.

La Calle Del Viento es un lugar real e imaginario al mismo tiempo, donde tendrá cabida todo aquello que inquiete, divierta o atormente mi cabeza y desee compartir con todos vosotros. Por lo tanto, La Calle Del Viento será, para los que queráis, un punto de encuentro, una ventana abierta a mi rincón personal, sin más pretensiones que la pura expresión y deseos de compartir trozos de mi vida con vosotros. No es éste un lugar monotemático (abstenerse monopensadores), monoanímico ni monofásico. Todo dependerá del acontecer de la vida misma, de la pura experiencia y de las secreciones de serotonina de mi cerebro. No espero críticas, no es éste el lugar para ello. Yo te lo doy, tú lo tomas y tú te expresas, si así lo deseas. No hay cabida para la crítica en este espacio, no es un foro de opiniones para recalcitrantes monosabios.
En definitiva, La Calle Del Viento es aquel lugar real que perdimos hace años, donde las vidas de todos se entrecruzaban y nuestras palabras las movía el viento, no solo se las llevaba.