lunes, 5 de octubre de 2009

Fenómenos Experience: Fenómenos Extraños in my mind.

El pasado 20 de septiembre Antares celebró en Mula sus 30 años de dedicación a la música. Quisieron celebrarlo reuniendo en un mismo escenario a algunas de las bandas con más solera de la región, todas ellas con algún tipo de vínculo a los cumpleañeros. Aquel día se dieron cita Los Marañones, Santiago Campillo y Miguel Bañón, Los Crudos y Fenómenos Extraños.

Además de la feliz noticia del reencuentro de los mejores representantes del punk-rock regional, para mí supuso también una experiencia inolvidable ya que tuve la satisfacción de vivir a los Fenómenos desde dentro y participando de lleno de su divertido e ingenioso repertorio. La idea se fraguó unos días después de que Antares llamara a filas a estas enajenadas mentes del punk patrio. Les sugerí yo mismo la idea y aceptaron sin remilgos que me enfundara mi guitarra para acompañarles en la honorable defensa de un nombre, de una banda, que ya forma parte de la historia del rock regional. Solo había un pero: tenía 48 horas para aprenderme un repertorio de 15 canciones. Lo que haga falta, tíos.

Siempre me han gustado los Fenómenos, también es verdad que me lo pusieron muy fácil como fan; de todos es conocido mi romance con los grupos garaje y punk-rock, especialmente de la línea Ramoniana-Siniestrototalera, ya sabeis, menos mecagonlaguardiacivil y más lastetasdeminovia o Iwannabesedated, que no por gritar más y cagarse más se es más punk o más contestatario. Cuestión de estilo. Por eso no fue difícil que Fenómenos Extraños contaran desde sus inicios con mi devoción. Los veía cada vez que tenía la oportunidad e incluso nos llegamos a conocer personalmente ya en aquellos años, especialmente a Alex cuando coincidíamos por los aledaños de la Facultad de Letras. Y cosas del destino: el deporte y su maravillosa capacidad de unión, hizo que los hermanos Alex y Josefco se convirtieran finalmente en un par de colegas y compañeros del arte balompédico cuando hace ya unos cuantos años empezaron a formar parte de esa otra gran familia verde y blanca llamada Stampa-Ferreteria Manolo F.C. Hay quien lo llevó al extremo y todavía quiso estrechar mucho más los vínculos entre música y fútbol y decidió casarse con una de las hermanas de Alex y Josefco – un beso para Santi - gesto que le honrará por siempre aunque todos insistimos en que no era necesario tanto sacrificio por un club, que si había de hacerlo que lo hiciera solo y exclusivamente por amor.

Quiero agradecer de esta manera a Alex, Josefco, Perico y Jesús que me acogieran en la familia Fenómeno y me dejaran disfrutar tanto y tan cerca de sus canciones y de su amabilidad. Gracias por tener compasión conmigo y mis apenas cuatro horas de ensayo. Gracias por dejarme tener mi libreta llena de chuletas en el escenario. Sois unos Fenómenos.

Se oyen rumores de regreso. Quizá sean estos los albores de una gran batalla. Quizá solo sea el eco de la última contienda. No lo sé; solo fui un recién llegado. Sea como sea sabré esperar la llamada. Ojalá sea así. Volveré entonces orgulloso a cargar mi máquina con ásperos acordes, dispuesto a escupir contra el viento toda la rabia de los chicos extraños.

Gracias, Fenómenos.

Un fuerte abrazo.