domingo, 29 de noviembre de 2009

Covers II: Waterloo (Abba vs Los Enemigos)

Os aseguro que nos vamos a reír. Aunque no por ello esta versión carece de un gran valor y acierto artístico. Como no podía ser de otra manera comienzo mis covers de grupos españoles con Los Enemigos. Algunos grupos suelen elegir como versiones para los directos o para sus grabaciones canciones de grupos afines a ellos, como queriendo decir oye, que nosotros vamos de esto, no se os olvide. Y aunque no está mal del todo que un grupo se reafirme de vez en cuando, pocos grupos superan esa fase adolescente, musicalmente hablando, y siguen erre que erre hasta el final de su carrera. Otros sin embargo le echan imaginación – y a veces un poco de cachondeo – y eligen como versión precisamente lo que menos te podías esperar de ellos. Es este aspecto otra de las cosas que valoro en las versiones: el antagonismo. Lo fácil y tal vez demasiado evidente es lo primero. Así que cuando un grupo lleva a su terreno una canción que poco o nada tiene que ver con su estilo, sin querer alardear de nada ni querer ser pretenciosos, yo, amigos, me quito el sombrero. Eso sumado a lo que comentaba en la primera entrada de esta sección, que el resultado final suene como si el tema lo hubiese firmado el mismo grupo, hace que el atrevimiento se convierta en algo muy plausible. Y esto es lo que solían hacer muy bien Los Enemigos, aparte de tantas otras cosas. Presiento, por esta razón, que aparecerán en esta sección en más de una ocasión.
Tenía dudas sobre por cuál de esas magnificas versiones que hicieron decidirme para empezar. Y como tenía el cuerpo con ganas de cachondeo he optado por ésta. Por supuesto, me he reído mucho con la versión original de Abba; confieso que algún día me gustaría subirme a un escenario con esa pinta. Y qué guitarra, dios mío. La he bautizado como la asterisco-guitarra. Un derroche de imaginación y mal gusto que merece un lugar de privilegio en el museo de los horrores, pero yo quiero una! Os he seleccionado el video de la actuación de Eurovisión antes que decantarme por el video promocional porque es insuperable en cuanto a derroche de vestimenta se refiere… y bueno, también porque la rubia me gusta más aquí. Perdonadme, mujeres del mundo. Esto con respecto al video de la original. Ahora, si hablamos del video de Los Enemigos, es para tirarse al suelo y no parar de reír. No por la canción, extraida de su mini-LP Por la sombra, sino por la puesta en escena. Aquí podemos apreciar al cien por cien ese lado cachondo con tintes irónicos, casi sarcásticos, que siempre ha tenido Josele. Menos mal que prometí que el siguiente post de Covers iba a ser más directo, sin tanto preámbulo. Vamos al cachondeo.

Ved los videos en el orden en que están aquí. El descojone es mayor.

Hasta la próxima.
Waterloo, por Abba en Eurovisión.

Waterloo, por Los Enemigos. Dadle volumen, está algo bajo.


jueves, 26 de noviembre de 2009

Covers I: Preámbulo + All day and all of the night (The Kinks vs Hanne Hukkelberg)

Inauguro con esta entrada una nueva sección de este blog a la que he llamado Covers – Versiones, en español. Iré ofreciendo nuevas entradas de vez en cuando, alternando con otras de diferente naturaleza. Al contrario de lo que piensan algunos, creo que una versión debe ofrecer algo nuevo, un aporte de originalidad que llame nuestra atención. Partiendo de que tocamos un asunto lleno de subjetividad, de gustos personales, casi nunca las versiones llegan a superar a su original, aunque ha habido casos en que la versión ha llegado a eclipsar a su antecesora, al menos en popularidad. Pongamos el ejemplo de The man who sold the world, tema original de David Bowie y reinventado y popularizado por Nirvana. Sinceramente, ¿cuántos de nosotros conocíamos la primera versión? ¿Quién no puso cara de sorpresa cuando descubrió que se trataba de una versión? ¿Una versión? Distintas como la noche al día, pero qué inmensas las dos. Glam rock con todo su aderezo orquestal frente al áspero estilo hippy-punk (grunge para iniciados) de los de Seattle. Podríamos poner casos aún más extremos, pero todo a su tiempo.
Como decía, me gusta que las versiones sean también originales. De hecho suelo aburrirme mucho cuando asisto a conciertos de grupos de versiones que se afanan en calcar la original. Más aún cuando el cantante se esfuerza en cada canción por imitar el timbre, registros y demás facetas del cantante plagiado. Pero todo no va ser malo, también tiene su lado cómico ver como en un concierto de covers el cantante cambia de un tono fredimercuriano a otro dylaniano, por poner ejemplos, mientras tú sigues ahí viendo el mismo careto de esforzado tonadillero. Antes Mercury, ahora Dylan… divertido, este chico. Francamente prefiero irme a mi bar de siempre y escucharla directamente de su progenitor vía cd, mp3 o vinilo. Os aseguro que todo esto me ha costado muchas discusiones con amigos. Algunos se echaban las manos a la cabeza, y a mí los demonios a la espalda, cuando, a mitad de uno de esos conciertos de grupo del copón que te cagas de versiones, yo insistía en mi aburrimiento. Sí, se sabe el tema de pe a pa, igualico, igualico que en el disco, ¿y aparte de eso qué? Músicos hay muchos y muy buenos por el mundo, artistas, menos. Y es eso, en definitiva, aportar una pizca de arte al asunto. El resultado final puede o no gustarte, pero no puedes presentarte ante la gente y decirle: Eh, mirad como clavo este tema de Deep Purple, tíos. Lo vaís a flipar en el punteo. Igual que el Richar Blarmor, tío. No. Ya digo, músicos así hay muchísimos, y algunos de ellos ni siquiera llegan a subirse a un escenario porque tienen dignidad y reconocen que no tienen nada nuevo que ofrecer. Solo son buenos interpretes pero incapaces de aportar nada. Al menos yo espero algo más cuando hablamos de versiones. Reconozco que puedo llegar a divertirme con un grupo así en una noche de hambre de rock y solo si el grupo tiene al menos un repertorio que sea de mi agrado. Es verdad, siempre hay excepciones.
Y bien, para cerrar este preámbulo – prometo que los próximos posts sobre covers serán más directos – solo me queda decir que intentaré ofreceros versiones con un punto, como se dice por ahí, con factor sorpresa. Tendrán mi aprobación por algún aspecto que las haga diferentes, pero no quiere esto decir que el resultado final me convenza, aunque procuraré que así sea. Tampoco descarto mostraros alguna que no por muy original no deja de ser perjudicial para nuestra salud musical. Podría ser divertido. Haberlas haylas, youtube es un filón. Que Dios y el espíritu de Bon Scott me protejan!

Para empezar The Kinks y su All day and all of the night. Me encanta esta canción; los Kinks, en general. Tiene, como todas sus composiciones, un ritmo enfermizamente pegadizo, y fuerza, mucha fuerza. Pero la versión es... indescriptible. ¿Deliciosamente provocadora? ¿Sublime? ¿Quiero escucharla otra vez, por favor? ¿Me está transportando a otro lugar, a otro momento? ¿Deliciosamente extraña? ¿The Kinks, The Velvet Underground, The Doors y uno que pasaba por allí juntos? Joder, me encanta.

Disfrutadla. Espero vuestra opinión. Admito criticas.

Hasta la próxima.

La original por sus creadores, The Kinks.




La versión de Hanne Hukkelberg.

jueves, 19 de noviembre de 2009

(Re)descubriendo a Townes Van Zandt

Confieso que solo conocía a Townes Van Zandt como una referencia dentro del country-folk americano, solo como una referencia, aunque no ignoraba que era una referencia de peso. Sin embargo nunca tuve la oportunidad de descubrirlo y disfrutarlo como bien merece. Y hace justo unos meses mientras escuchaba el último disco de Lemonheads (o mejor sería decir de Evan Dando) – Varshons – empecé mi particular redescubrimiento, justo al escuchar la versión que hace de un tema de Van Zandt. Este disco de Lemonheads solo incluye versiones, muy bien escogidas y excelentemente llevadas a su terreno – que es lo que debemos pedirle a un disco de versiones, un nuevo aporte a los temas originales. Aparte de esta versión, no perderos la que abre el disco, firmada por Gram Parsons. Ya el nombre asusta. Impresionante atrevimiento. Más impresionante ejecución.

Townes Van Zandt representa, junto a otros, la renovación del folk americano de los años 60. Para muchos se trata del mejor y más sublime song-writter y storyteller (contador de historias) del nuevo folk, muy en la linea, en este aspecto, de otro gran contador de historias como fue Johnny Cash. En el mundo folk, percibo, no obstante, una rivalidad a lo Beatles – Rollings entre Van Zandt y Dylan, aunque Townes es posterior a Dylan. Personalmente me quedo con Van Zandt si lo que vas buscando es más sensibilidad y feeling a la hora de cantar y en el contenido de las historias. Te gustará también más si esperas sonidos poco alejados del auténtico folk. Juzgad vosotros mismos, pero por mucho que estemos acostumbrados a la voz de Dylan y admitamos que es un sello de identidad, no tiene nada que ver con la voz de Townes. Cuando escuchas a Townes algo se mueve dentro de ti. Literalmente te raja por dentro. Comprobadlo. Dylan es Dylan, está claro, pero Van Zandt es mucho Van Zandt. En pocas y fáciles palabras, es otra historia. Siendo cruel diría que Van Zandt realmente canta - como los ángeles, como el lamento quebrado de un alma que conoce el sufrimiento; Dylan simplemente se la juega en cada intento.
También rodea a este artista una aureola de fatalismo que lo convierte aún más en un icono exclusivo. Pero no quiero aburrir con datología, para eso ya está internet. Supongo que para algunos no estaré ofreciendo nada nuevo; tan solo puedo alegrarme, entonces, por el tiempo que lleváis disfrutando de él.

Os dejo con la traducción de una breve reseña biográfica que encontré y me gustó. También os traduzco una divertida anécdota. Y como colofón, unos videos junto con la letra original y la traducción que he hecho.
Ésta es la breve pero bastante informativa reseña biográfica:
“Townes Van Zandt tragically left this world much too soon. Suffering from manic depression, he self-medicated much of his life with booze and at times, even heroin. Perhaps the pain was too much for him to bear. It seems as if much of his life was spent "Waitin Round to Die".But he left behind a legacy of music that few will ever surpass.”

“Townes Van Zandt dejó trágicamente este mundo demasiado pronto. Sufría un trastorno maniaco-depresivo que le llevó a automedicarse durante la mayor parte de su vida con alcohol e incluso, a veces, con heroína. Quizá fue demasiado dolor que soportar para él. Parece que la mayor parte de su vida la pasó “Esperando a morir” (“Waiting ‘round to die”, la canción).No obstante, nos dejó un legado musical que pocos podrán superar.”


De él dijo Steve Earle, otra piedra angular del country-rock americano, posterior a Van Zandt: “Townes Van Zandt es el mejor cantante y compositor de todo el mundo. Y me subiré a la mesa de Bob Dylan con mis botas de cowboy y se lo diré”


A lo que en otra ocasión, Townes Van Zandt, muy irónica e ingeniosamente, respondió:
“Conozco a los guardaespaldas de Bob Dylan y si Steve Earle cree que puede subirse a la mesa de Bob Dylan, está tristemente equivocado”


Que tengáis una muy buena Van Zandt-experience.


Waiting 'round to die


Sometimes I don't know where this dirty road is taking me

Sometimes I can't even see the reason why

I guess I keep on gamblin', lots of booze and lots of ramblin'

It's easier than just a-waitin' 'round to die


One-time friends I had a ma, I even had a pa

He beat her with a belt once cause she cried

She told him to take care of me, she headed down to Tennessee

It's easier than just a-waitin' 'round to die


I came of age and found a girl in a Tuscaloosa bar

She cleaned me out and hit it on the sly

I tried to kill the pain, I bought some wine and hopped a train

Seemed easier than just a-waitin' 'round to die


A friend said he knew where some easy money was

We robbed a man and brother did we fly

The posse caught up with me, drug me back to Muskogee

It's two long years, just a-waitin' 'round to die


Now I'm out of prison, I got me a friend at last

He don't steal or cheat or drink or lie

His name's codeine, he's the nicest thing I've seen

Together we're gonna wait around and die
Townes Van Zandt

Esperando a morir

A veces no sé hacia donde me lleva este mugriento camino.
A veces no llego a entender las razones.
Supongo que sigo jugándomela, mucho alcohol, mucha confusión.
Es más fácil que esperar a morir.

Una vez, amigos, tuve una madre, incluso un padre.
Él le pegó una vez con un cinturón porque ella estaba llorando.
Ella le dijo que cuidara de mí y se largó a Tenessee.
Es más fácil que esperar a morir.

Me hice mayor y encontré una chica en un bar de Tuscaloosa.
Me desplumó y se lo gastó todo a escondidas.
Hice todo lo posible por ahogar mis penas, compré un poco de vino y cogí un tren.
Parecía más fácil que esperar a morir.

Un amigo me dijo que sabía donde había dinero fácil.
Robamos a un hombre, hermano, y salimos volando.
Me cogió la policia, me llevaron de vuelta a Muskogee,
He pasado dos largos años esperando a morir.

Ahora estoy fuera de la cárcel, y por fin he conseguido un amigo.
No roba, ni hace trampas, ni bebe, ni miente.
Su nombre es codeina, es lo mejor que he visto en mi vida,
Juntos vamos a esperar y morir.

Townes Van Zandt



Un par de videos. El primero es un montaje de fotografías con la canción original de estudio. El segundo es una versión de la misma canción tocada en directo dentro de un documental.














Y ésta es la versión de Evan Dando (The Lemonheads, Varshons, 2009)




Para finalizar, podeis encontrar una pelicula documental sobre Townes Van Zandt. Se llama Be here to love me. Éste es el enlace de youtube donde podeis ver el trailer. http://www.youtube.com/watch?v=Vzl1O4nPJbI

Sed buenos. Y seguid aquí para querernos.




"Los poetas reclaman su paga.
Me han dejado sin nada que decir."
Townes Van Zandt
1944 - 1997