viernes, 9 de abril de 2010

Dios salve a Malcom McLaren. (22 enero 1946 - 8 abril 2010)

Sería muy atrevido decir que él solito se inventó el Punk. Las bandas, el sonido, el contenido conceptual y la actitud ya existían en forma de larva antes de su entrada en escena. Pero no es ninguna frivolidad decir que McLaren le dio forma y diseño a la imagen y filosofía que prevalecen del Punk. Cierra los ojos y piensa durante tres segundos en el Punk. Casi todo lo que ves y piensas es McLaren (y Vivienne Westwood) . La ciudad de Londres debe y tiene que sentirse también en deuda con Malcom: las imágenes estereotipadas de Londres-Punk como reclamo turístico se deben en gran medida a las creaciones de McLaren. Con el paso del tiempo se han convertido en una seña de identidad de la ciudad. A quien sí se inventó fue a los Sex Pistols - es un hecho, no una opinión- de los que también fue manager hasta que estos se hartaron de él y decidieron inmolarse voluntariamente en su gira por Estados Unidos. Nunca regresarían como Sex Pistols, algunos ni vivos. Libres de McLaren. Como dice Diego A. Manrique en El País, "había lanzado un movimiento social de largo recorrido, el punk, aparte de desmitificar el negocio musical con una película lúcida, El gran timo del rock and roll". Menuda paradoja, pensarían tiempo después los Pistols cuando se vieron convertidos en un producto de grandes ingresos para Malcom, no para ellos, y que provocó, como digo, su autodestrucción en la tierra de las oportunidades. El caos y la rabia nihilista del punk era McLaren, mamada en Manhattan y transvasada a los Sex Pistols y a los New York Dolls desde su tienda-laboratorio en King Road, Londres (llamada Sex, tras otros nombres), los reales talleres del diseño Punk, en pleno jubileo de la reina Isabel II de Inglaterra. Ni que pintado, Malcom.

“Mi abuela amaba el caos. Creía que cuando la gente se siente incómoda es cuando más deja claro lo que realmente es. Y yo siempre he creído en eso.”

Yo también, Malcom, y por eso, y por otro puñado más de razones quiero rendirte este pequeño homenaje.

Dios salve a McLaren -o al menos que nunca lo encuentre.

Descanse en Punk.



Para ampliar información:

http://www.elpais.com/articulo/cultura/Muere/Malcolm/McLaren/ex/productor/Sex/Pistols/elpepucul/20100408elpepucul_10/Tes
http://www.elpais.com/articulo/cultura/Adios/gran/burlador/elpepicul/20100409elpepicul_8/Tes (por Diego A. Manrique)

2 comentarios:

Joaquín Piqueras dijo...

¿Hubiera existido los Sex Pistols sin McLaren? ¿Hubiera existido Los del paso sin Serafín? Son grandes enigmas de la historia del rock and roll. Pensemos que estando Malcolm en el cielo, y Sid Vicious- que en el fondo era un buenazo, lo que ocurre es que las drogas son "mu malas"- también, seguro que habrán montado algún grupillo, algún nuevo "timo"- en el buen sentido-, habrán puesto de moda los imperdibles, las chupas de cuero, los despeinados de colores y hasta las crestas, lo que al Señor, más afín a la moda de los "jipis" y los "jevis", no le habrá hecho mucha gracia. Seguro que ya se prepara el primer exitazo: "Anarquía en el cielo".

Lo suscribo: Dios salve a Malcolm McLclaren.

Un abrazo.

Aurelio dijo...

Ja, ja, ja... grandes cuestiones para la humanidad. Muy divertido. Desde luego, el cielo debe andar algo revuelto desde la llegada de Sid, la saga Ramone, Joe Strummer y ahora McLaren. No le va a quedar otra al Señor que ceñirse unos pitillos y unas converse, cortarse algo el pelo y abandonar definitivamente ese look hippy. Y me pregunto:¿Qué pensará Morrison de este nuevo estado celestial? ¿Hará buenas migas? Elvis debe estar encantado. Menudo caos!

En nuestro caso, Serafín fue Sid y McLaren a un mismo tiempo.

Un fuerte abrazo y gracias por tan divertida entrada.